DESTACADOSNACIONALES

Diputados kirchneristas denunciaron represión de parte de la Policía

Hasta las 11 de la mañana todavía estado bastante tranquilo y los policías invitaban hasta amablemente a las personas que circulaban por Callao o Entre Ríos. Pero evidentemente la orden cambió cerca de las 12.30 cuando empezaron a circular por la zona enjambres de motos policiales. Minutos más tarde comenzaron a avanzar estos frentes, que terminaron con los cinco diputados atendidos en la guardia del Santa Lucía.
Hasta media hora antes en ese mismo lugar había estado agitando una bandera argentina, y con una remera de Malvinas Gabriel Renda, un pequeño empresario de 71 años, jubilado. “Tenemos un gobierno lleno de extranjeros. No nos quieren, no quieren al pueblo, al trabajador ni al empresario, quieren entregar el país. Esperemos que los senadores honren el sueldo”, comentó a este medio el hombre, dueño de una pequeña empresa de instalaciones contra incendios a la que, según él, desde que empezó el gobierno de Milei la actividad le bajó 40%.
En la plaza marcharon ciudadanos sueltos como Renda y también encolumnados en sus grupos de pertenencia: gremios como SMATA, Camioneros, Panaderos, entre muchos otros, se mezclaron con organizaciones sociales, como el Movimiento de Trabajadores Excluidos, Movimiento Evita o La Poderosa. Además de partidos políticos con sus banderas, especialmente de izquierda, desde el Polo Obrero al Partido Comunista del Pueblo. Algunos dirigentes caminaron entre la multitud, como los diputados agredidos por las fuerzas de seguridad.
Entre la gente suelta llegaron cuatro amigas de La Plata, todas trabajadoras de la salud de un hospital de salud mental. “Nuestra expectativa es que la ley no salga, porque nos va a perjudicar a todos, los que tenemos trabajo y los que no. Vemos cómo está afectando el DNU y la política del gobierno a los pacientes, los están afectando por falta de medicamentos, también se cortaron programas de atención. Todo eso, además, hace que aumente la demanda en el hospital”, explicaron Gabriela López y Noelia Villordo. Laura González, otra chica del grupo, remarcó: “Necesitamos que los senadores dejen de pensar en ellos y piensen en los trabajadores”.
Calu Ferde, jubilada de 60 años, sostenía, lejos de donde la policía tiraba gases y agua desde los camiones hidrantes, la punta de una pancarta que decía: “Plan de lucha hasta que caiga el DNU y la Ley Bases”, firmada por la Asamblea de Constitución, Monserrat y San Cristóbal. “Estamos acá porque la ley es nefasta. No creemos en lo que pasa en el Senado, donde tranzan los gobernadores o por una embajada. El RIGI es la entrega total de los recursos, espero que la cantidad de gente que vino ayude a presionar”. Minutos más tarde, las fuerzas de seguridad comenzaban a reprimir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *